La Poesía puede hacer visible lo invisible y posible lo imposible, al igual que el libro puede ver al árbol que lleva dentro y la hoja en blanco puede ver todos los ríos de tinta que le recorren.

Crónica de las Marchas de la Dignidad. 22M. Madrid.

La verdad, no estaba segura de escribir esta crónica sobre lo que viví ayer en Madrid, en las Marchas de la Dignidad 22M. Llevo todo el día reflexionando acerca de hacerlo o no, pero necesitaba respirar, y a medida que escribo voy respirando cada vez más hondo, cada vez más libre. Probablemente no escribiré lo que el mundo quiere oír, lo siento, pero mi pluma escribe lo que siente, no lo que quisiera haber sentido.
Quisiera escribir una crónica maravillosa en la que narrara una vivencia idílica, y así lo fue casi toda la jornada, pero a medida que avanzaban el día y mis pasos desde Carabanchel hasta la Plaza de Colón, se iban cayendo capas, se me iban cayendo, a pedazos, todos los esquemas, hasta que regresé llorando de pura tristeza. Anoche llegué a casa con el alma en estado de Shock. Y me encantaría no tener que narrar esto, lo juro, pero entonces, ni yo ni la palabra seríamos fieles a sí mismas.
Sentí el abrazo del pueblo, pero también sentí, una a una, todas sus espinas. Sentí a un pueblo unido, un pueblo solidario, compañero, amable, el pueblo que amo. Pero también sentí miedo, el miedo del pueblo, el miedo de mis entrañas y de las de mis herman@s. El miedo de ser dos millones de personas rodeadas de pura y rancia Dictadura, cercadas bajo un arma apuntando a nuestra lucha pacífica, y las bestias de azul aguardando a la presa hasta que desde algún podrido despacho les dieran la orden de morder ( y cómo no, decidieron desgarrar al pueblo antes del Informativo oficial de las 21 hs ). Me sentí cercada, nos observaban amenazantes desde una distancia prudencial para que pudiéramos gritar “Libertad”y creernos libres. Fue desgarrador sentir a mis espaldas el "Canto a la Libertad" de la Solfónica y de frente ver venir, uno detrás de otro, a veinte furgones de fieras del Sistema, hambrientas de violencia. Me dolió mi pueblo, la democracia secuestrada en un estado policial. Me dolió escuchar cómo algunas voces que salieron a la palestra, pedían “Pan, techo y trabajo”. Mi pueblo pidiendo pan... y mis ojos llenos de lágrimas... Mi pueblo pidiendo Derechos Humanos básicos, ¡ es que no existe nada más básico que eso !. ¿ En qué condiciones ese pan, ese techo y ese trabajo? ¿ Acaso todo vale ?¿ Y todos los derechos sociales que nos han arrebatado y que tanto han luchado nuestras madres, abuelas y bisabuelas? ¿En qué Siglo está el corazón de mi pueblo?, ¿adónde vamos? ¿ pedir pan a los verdugos que nos esclavizan y nos roban?, Lo que hay es que exigir responsabilidades y la Dimisión y cárcel a todos los corruptos que campan a sus anchas mientras mi pueblo pasa hambre. ¡ Ya está bien!.
Escuché gritar:"¡Nos tienen miedo!", ¿ de verdad ?. Miedo nos tendrían si saliéramos, no dos millones, sino cuarenta millones de personas exigiendo Justicia. No habrá pan hasta que no haya Justicia. Ni tampoco habrá techo mientras nos sigan ahorcando con la deuda los bancos rescatados por los que nos gobiernan, un régimen construido por unos pocos para ganancia de corruptos y bancos. No puede haber Justicia mientras nos tengamos que agarrar a cualquier trabajo, bajo las más humillantes condiciones laborales, porque no tenemos otra opción y tenemos que alimentar a nuestros hijos. No puede haber Justicia mientras se blinda de policía la Sede del Partido Popular en la Calle Génova a la vez que mi pueblo pide Derechos humanos básicos con el temor de ser apaleado en cualquier momento. No habrá cambio mientras unos pocos luchan por los derechos de todos. O tod@s, o nada. La Revolución no se hace desde el miedo, ni desde el ayer, ni desde el sofá. La Revolución no será contada por los medios de in-comunicación, siervos de la Troika, tan corruptos como los que nos des-gobiernan. Y poco se puede avanzar si nos anclamos a luchas del ayer. El desafío de estos tiempos quizá sea encontrar una nueva manera entre tod@s. Mi pueblo ayer estuvo en la lucha, ví las lágrimas de nuestros jóvenes ante su presente y su futuro robado. Escuché el grito de mi Pueblo DIGNO. Escuché también el grito “ ¡los derechos no se negocian, se pelean!” de un joven de 26 años que llegó caminando desde Murcia. Escuché a una caminante llegada desde Aragón diciendo: “ Este es el primer minuto, la primera hora y el primer día del primer cambio de este país”. Y quiero llenar mi corazón con estas palabras para así derrotar la desesperanza de mi pueblo y mi propio desaliento. La gente llegó desde todos los puntos de España como un acto de Amor, de Amor a la Humanidad. El despertar está sucediendo, pero aún queda mucho por hacer, y la "d" de democracia seguirá siendo en minúscula mientras mi pueblo pase hambre, miedo y frío y no salga a las calles, en masa, una y otra vez a exigir Justicia.
Las Marchas de la Dignidad acaban de comenzar. Somos los creadores de esta Leyenda a la que algunos llaman Historia. "Se hace camino al andar..." y no nos quedaremos quietos; nos quedan pies y Dignidad para rato.





Publicar un comentario
A mi madre. Abrazos Abuela Acción Poética Amistad Amor Anciana Sabia Animales de Poder Antonio Machado Aprendizaje Árboles Arte Arte en la calle Atención Atreverse Audio Poemas Ausencia avanzar Belleza Benedetti Bosque Cambio Caminos Caminos del alma Canción Medicina Canto Universal caos Capacidad Carneiro Chamanismo Cielo Círculo Círculo de Piedras citas Citas de Libros Claudio Naranjo Colbert Com-unión Comprensión Compromiso Conciencia conexiones Confiar Constancia Contemplar Coraje Corazón Cosquillas Creer-Crear Crónicas cuentos que abrazan curioseando por la red Dar-se DERECHOS HUMANOS Desamor Desapego Desaprender Desde mi ventana Deseos Despedidas Diálogo Dignidad Ecología profunda EDUCACIÓN Elementos Empatía En clave de UTOPoesÍAS En la prensa digital Encuentros vivenciales "El sendero del Águila" Energía Ensayos Entrevistas Escribir. Escuchar Esencia ESO QUE NO CUENTAN LOS TELEDIARIOS Espejos Esperanza eternidad Flor de arena Florecer Fluir Fotos recitales Frank Herbert. Frases Freire Fuego Fuerza Galeano Halcón Humildad Im-Posibles Inocencia Introspección J. L. Sanpedro Justicia Khalill Gibran Latiendo Lealtad Libertad Libro UTOPoesÍAS Libros Libros de Ada Luz Márquez Límites Locura Lugares Luna Luz m Madre Tierra Magia mágica infancia Manos solidarias Más allá de lo aparente Mensajes Mi primer libro Mi primer poema MI PROSA POETICA Miradas Mis caminos de Utopía. MIS VERSOS UTÓPICOS Momento a momento Mujer Música del alma Nietzsche Nieve Oda a la Mujer Imperfecta. Otro Mundo Posible Otros mundos Pajaros Palabras Pasión Paz Paz interior Pensamientos NOCTURNOS Pensamientos Temazcaleros perder Planeta tierra Poesía poesia entre Cuerdas Poesía entre Cuerdas Poetry Slam Pr-esencia Premios Punset R-evolución Recitales. REFLEXIONES Regreso reinventarse Relatos renacer Rendición Resiliencia Respeto Respirar Risa Rueda Medicinal Sabiduría Sanar Saramago Saudades Semilla Sensibilidad Sentido Sentir Ser Sesiones online Silencio Silvio Rodríguez Sin miedo Soledad Solsticio Soltar Somos infinit@s soñar Sororidad Susurros de la Tierra Tambores Tiempo Tótem Transformación Tus ojos Valor verdad Viaje Vida VIDEOS directos al alma Viento visiones Vivir Volar Voz